Tumbas

En el lado izquierdo del mausoleo está sepultado el primer rey de Portugal, D. Afonso Henriques (1110 - 1185). En el lado opuesto, su hijo y heredero al trono, Sancho I (1154 - 1211).

La construcción de esos túmulos es de origen gótico, aunque la decoración presenta elementos renacentistas y manuelinos. El proyecto se le atribuye a Diogo de Castilho.

En cuanto al túmulo de D. Afonso Henriques, en el centro está situada Nuestra Señora de Assunçao rodeándola ángeles músicos. En un plano ligeramente inferior, a un lado y a otro, dos evangelistas, y en uno superior, dos profetas. En los pilares figuran los doce apóstoles. El remate de todo el conjunto es el escudo nacional soportado por dos ángeles acompañados por San Cristóvão y Santa Helena.

En el túmulo de D. Sancho se puede observar en el centro la imagen de La Virgen con el Niño, acompañados de Santa Catarina y Santa María Magdalena. En los pilares y en las caras más próximas al centro, las cuatro virtudes cardenales (justicia, fortaleza, templanza y prudencia). En la cara central, los cuatro Doctores de la Iglesia, y en las exteriores, las tres virtudes teologales. Además, existe la figura de un obispo no identificado. Y para completar todo, el escudo que dos ángeles sujetan.