Santuario

Construida para ser un gran relicario, donde se guardaban las reliquias de la comunidad, presenta un interior en formato elíptico. Dispuestas armoniosamente en doce pirámides, tres retablos y ocho paneles enmarcados de talla. 

El retablo principal, detrás del altar, fue construido para que aquí se dispusieran las reliquias más importantes. Bustos-relicarios en madera, representando santos obispos, papas y apóstoles y otros mártires están dispuestos en graciosas mísulas. 

Se encuentran también pequeñas urnas con reliquias. En una de ellas está el cráneo de un santo mártir de nombre Antonio. 

En los retablos laterales, más sobrios, se destaca una urna conteniendo las reliquias de Santa Comba (en el plano superior) y la otra (en plano inferior) de los Santos Mártires de Marruecos. 

Algunos relicarios de Papas y Obispos son las figuras centrales de los respectivos paneles. Son doce altas pirámides, a toda la vuelta del Santuario. Cada pirámide, en las caras visibles, ostenta dieciocho reliquias, los soportes de las pirámides muestran tres reliquias, cada una en su cara visible.