Sacristía

La Sacristía, de 1622, es una obra que está estilísticamente situada en la transición del Manierismo hacia el Barroco, y su trazado es obra de Pedro Tinoco, arquitecto lisboeta.

La bóveda es magnífica y los azulejos del siglo XVII imitan tapicería persa. Esta Sacristía puede ser considerada un pequeño Museo, donde hay obras muy valiosas como el Pentecostes, de Grão Vasco, el Ecce Homo y el Calvario, de Cristovão de Figuereido y el gran lienzo del descendimiento de la Cruz, de André Gonçalves.

Otros importantes objetos también están expuestos como, el valioso Espejo con moldura del siglo XVIII y las enormes imágenes de madera junto a la Cruz:Nuestra Señora y San João Evangelista; y en el lado opuesto, Santa Gúdula y Santa Gertrudes, todas del siglo XVIII.

A lo largo de la Sacristía está el arcaz, construido a principios del siglo XVII por Samuel Tibau, revestido con incrustaciones de marfil.

Destacable también, junto a la puerta que da acceso a la sala capitular, el "Amictuário", una especie de armario, en el que aún se conservan algunas placas de marfil con la identificación de los últimos "crúzios" que lo utilizaron.