Iglesia de la Sagrada Familia

En el centro de la edificación, rodeada por un claustro interior, se encuentra la iglesia del Seminario, de planta octogonal.

Como curiosidad a destacar diremos que en el centro exacto del edificio del Seminario, se encuentra el lugar donde está el sagrario de la iglesia, de importante valor simbólico: el seminario es el corazón de la Diócesis y en el corazón del seminario se encuentra el sagrario, lugar donde está guardado Jesús (eucaristía).

En el interior de la iglesia destacamos el órgano de tubos, construido en el año 1762 por el español Juan Fontana de Maquera, pertenece a la categoría de órganos ibéricos, constituido por un total de 1500 tubos.

En las paredes laterales se encuentran esculturas que representan los 4 padres de la iglesia; San Jerónimo, San Ambrosio, San Agustín y San Gregorio Magno.

En los dos altares laterales encontramos dos imágenes, una de Ntra. Sra. de la Concepción y otra de San José con el Niño, esculpidas por Januário Vassalo, llegado a Coímbra en 1777.

Sobre los altares se guardan las reliquias completas de los mártires S. Liberato y S. Fotunato; en la mesa de celebración, en la Capilla Mayor, se encuentran además las reliquias de S. Fructuoso.

En el retablo del Altar Mayor, encontramos un lienzo del autor italiano, representando el episodio bíblico del encuentro del Niño Jesús en el templo con los Doctores, con sus padres María y José.

En la Cúpula, un fresco del autor Pascual Parente, pintado en el año 1760, representa la Asunción y Coronación de Ntra. Sra. entre ángeles y santos.

Los estudios al óleo para esta pintura pueden apreciarse en la sacristía, la cual mantiene el mobiliario original en maderas preciosas, hasta la fecha todavía en uso.