Claustros

Proyecto de Marcos Pires, fue reconstruido en 1517, sobre la estructura del claustro anterior, del período románico. Realizado en estilo manuelino, está dotado de robustos techos abovedados, aplicando una decoración naturalista, bien visible en los arcos y sobre todo en el rincón que es la "Fuente" de Paio Guterres. La fuente servía de lavabo a los frailes por la proximidad a la que me encontraba en la cafetería. 

El Claustro del Silencio del Monasterio de Santa Cruz es considerado uno de los claustros más famosos de Portugal. 

También hay varias capillas en el claustro. Entre ellos, destaca la Capilla de Jesús, por su cúpula Manuelina. 

En el centro del césped hay una fuente con dos tazones superpuestos y coronada por la imagen del Ángel Custodio, sosteniendo el escudo nacional. En tres de los cuatro ángulos, hay paneles de bajo relieve de Nicolau Chanterene y representan a Jesús presentado a la multitud, o "Ecce Homo", el "Camino del Calvario" y el "Descendimiento de la Cruz". 

Dentro de las galerías, los azulejos que recubren parte de las paredes presentan, como tema de meditación, las Bienaventuranzas y Parábolas de la predicación de Cristo. 

Varias son las tumbas diseminadas en la zona del claustro: en el Ala Este se encuentra la tumba de Dom Pedro Soares; En el Ala Sur, entre la capilla de Jesús y la entrada al Capítulo, está la indicación de la tumba original de D. Telo; A la derecha del arco de entrada en la sala del Capítulo, está el lugar de la tumba del segundo Prior del Monasterio; Luego aparece el lugar donde se depositaron los huesos de los cinco Mártires de Marruecos; La siguiente tumba es de pequeño tamaño y pertenece a un nieto del primer rey D. Afonso Henriques; Un poco más adelante encontramos el azulejo, la indicación del sitio de la tumba de D. Miguel Salomón.