Castillo de Peñiscola

 Se trata de una fortaleza construida por los Templarios entre los años 1294 y 1307, sobre una antigua alcazaba árabe, siguiendo el modelo de los construidos en Tierra Santa. 

Declarado Monumento Histórico-Artístico en el año 1931. 

En la puerta que da entrada a la fortaleza podemos ver labrados sobre la piedra los escudos de los impulsores de la obra: la cruz de la Orden del Temple, los cardos del Maestre de la Orden, Fray Berenguer de Cardona, y las fajas del comendador de Peñíscola, Arnaldo de Banyuls.

Años más tarde de la desaparición de la Orden del Temple, el castillo se convirtió en Sede Pontificia al alojar en sus estancias a Benedicto XIII, el "Papa Luna", refugiado en la fortaleza entre 1411 y 1423, durante el Cisma de Occidente, y desde la que defendió su legitimidad como Papa de la Iglesia Católica hasta sus últimos días.