Barandilla del Mondego

La planta noble del edificio posee dos magníficas barandillas que permiten disfrutar de los preciosos paisajes del Mondego y del sur de la ciudad, entre los cuales aparece una perspectiva inesperada y de gran belleza sobre la Lapa dos Esteios, cantada por los poetas de Coímbra 

do Choupal até a Lapa..." cantaba Zeca Afonso.